martes, 23 de septiembre de 2008

Música

Música,
que refrescas mis sentidos
como agua de manantial
que día a día he bebido
para calmar mi sed
y ahogarme contigo.
Suenas en el aire
y yo te respiro,
te siento en mi pecho
y en cada latido
te mezclas con mi sangre
y resuenas conmigo.

Música, tú
ese mágico fluido
que caminas con el viento
y en tu libre recorrido
en melodioso encanto
culminas dentro mío.
Te vuelves mi comida
pan, hecho sonido
y en migas de notas
alimentas mis oídos.
Nutrido con tus sones
así yo he crecido.

Música, tú eres
de todo lo conocido
la máxima expresión
y el único motivo
que entre tantas penas
me mantiene vivo.

Osvaldo Arena

1 comentario:

Revenires dijo...

Osvaldo
simpre es grato encontrar a personas que aman la escritura y la lectura, y mucho mas aquellos que desde algun lugar defienden nuestras costumbres y el saber de nuestra tierra, fue muy grato leerte.-
un abrazo, y segui adelante